Cadena perpetua (o por qué Lorenza ya no quiere vivir)

La oscuridad le provoca náuseas. Adolfo llega, siempre de noche, y comienza a tocarla debajo de las sábanas, en ese ritual cotidiano de peticiones silenciosas, casi nunca sutiles, de que ella le abra el cuerpo cansado para que él cierre otro día de tensiones y fastidio. Ella no voltea a verlo, ni dice buenas noches.… Read More Cadena perpetua (o por qué Lorenza ya no quiere vivir)