Él es un mundo olvidado


Le veo transitar cotidianamente por la Avenida Virreyes, sin rumbo fijo, con su hogar envuelto en un costal de tela vieja. Me atormenta no poder calcularle una edad, no saber si tiene un nombre. Intento escribirle una historia que sea mejor que la que intuyo que le acompaña así que le invento un vagabundeo voluntario, un acto de libertad de declararse prófugo de un hogar donde se sentía incómodo, donde quizá alguien espera que vuelva después de unos días.

Pero es inútil. Porque a esa historia ridícula, que sólo busca apaciguar mi impotencia, se sobreponen las imágenes: no pide siquiera limosnas; en cambio, hurga entre las bolsas de basura tiradas en las banquetas, buscando tesoros entre los desechos, algún sobrante de comida, quizá un par de calcetines, alguna cobija para cubrirse en la noche. La mirada perdida, los labios partidos, el pelo absorbiendo lo que traiga el viento, el hombre deambula de arriba a abajo sin pausa, como si en algún momento del trayecto fuera a encontrar su destino, un instante de suerte, un banquete en la acera, el residuo de un paraíso inesperado.

Pero ahí no hay paraísos inesperados.

Él es un mundo olvidado. Nadie conoce su existencia. En algún lugar civilizado, uno avisaría a la policía para que sea llevado a algún albergue, algún refugio donde haya una cama para él y dos o tres comidas diarias. Acá no. Acá sólo espero que ningún personaje uniformado siquiera se le acerque, porque de esa gente uno no puede esperar nada bueno.

Anónimo, vagabundea sin más, ausente en su propia ciudad, en su propio país, ese México de mil colores, dicen, que no ilumina ni un poquito esa vida en blanco y negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s