Tiranos


En 1990, en un célebre coloquio internacional de intelectuales celebrado en México y organizado por Octavio Paz y su revista Vuelta, Mario Vargas Llosa despertó ámpulas al afirmar que México era la verdadera dictadura perfecta, la que no era comandada por una persona, sino por un partido político inamovible. Diez años después, luego de 71 años ininterrumpidos –algo sin rival en todo el continente americano- se daría la primera alternancia presidencial en el poder con un partido opositor (ganó Vicente Fox, del PAN).

Unos años después, ya reconocido con el Premio Nobel de Literatura, tuve oportunidad de entrevistar al escritor peruano para una revista mexicana. Había vuelto el PRI al poder luego de 12 años de gobierno panista. A la pregunta de si mantenía su posición acerca de lo que había expresado en 1990, Vargas Llosa respondió: “Me equivoqué. No era la dictadura perfecta, sino imperfecta”. Pero dictadura, a fin de cuentas.

Dejando a un lado las discusiones que sucedieron durante largo tiempo a lo enunciado por el intelectual peruano, y para no distraernos en las precisiones semánticas, lo cierto es que México ha sido gobernado por un partido hegemónico durante casi 77 de los 89 de su democracia posrevolucionaria, a través de mañas, artimañas, manipulaciones, compra de voluntades, descrédito de los adversarios, corruptelas, mafias y, por supuesto, manejo de la realidad a antojo mediante cifras y datos tergiversados a su antojo. Y, al tiempo, para volver más fangoso el terreno, el eterno opositor utiliza exactamente las mismas estrategias –repítase todo lo anterior, pues- para autocalificarse redentor del pueblo. Contra el tirano, otro.

Aquí estamos, pues, una vez más, en el ciclo sexenal, antesala de las postverdades que, como bien dice Timothy Snyder en su imprescindible libro On Tyranny, Twenty Lessons from the Twentieth Century, son la antesala del fascismo. Si no queremos usar esta palabrota, dejémosla en su significado: tiranía.

“Abandonar los hechos es abandonar la libertad. Si nada es verdad, entonces nadie puede criticar al poder, porque no hay bases desde dónde hacerlo. Si nada es verdad, entonces todo es espectáculo. Las carteras más grandes pagan por las luces más brillantes”, apunta el profesor de Historia de la Universidad de Yale.

Lo que dice Snyder es, básicamente, que uno se rinde a la tiranía cuando se renuncia a la diferencia entre lo que se quiere escuchar y lo que son los hechos. De ahí que traiga a cuestas a uno de los grandes observadores críticos del fascismo, Victor Klemperer, para quien la verdad muere de cuatro modos distintos (todos los cuales ya hemos contemplado a estas alturas, una vez más, ratificando que no sabemos ni entendemos de historia). Aunque el análisis es exhaustivo –y muy valioso-, por razones de espacio enuncio solamente las cuatro, sin más acompañamiento (en todo caso, reitero que el libro de Snyder es un deber de lectura):

  1. La primera manera es la abierta hostilidad a la realidad verificable, que toma la forma de presentar invenciones y mentiras como si fuesen hechos.
  2. La segunda es el encantamiento chamanístico, es decir, la eterna repetición, diseñada a llevar la ficción al escenario de lo deseable.
  3. La tercera es el pensamiento mágico, o la abierta aceptación de todo lo contradictorio, para lo cual se requiere de un total abandono de la razón.
  4. La cuarta y última es el desplazamiento de la fe. Una vez que la verdad se ha vuelto oracular, en vez de factual, la evidencia se vuelve irrelevante.

Como un trabajador alemán le dijo al propio Klemperer al final de la Segunda Guerra Mundial, de acuerdo con Snyder: “Entender es inútil. Hay que tener fe. Yo creo en el Führer”. Y esta cita viene como anillo al dedo por estos días, en que tanta gente ha desterrado de sus batallas verbales cualquier signo de raciocinio y entendimiento, para abrazar oracularmente la fe en sus candidatos, en abierta hostilidad a la realidad verificable.

La historia tiende a ser dramáticamente cíclica.

Sí, la posverdad es pretiranía.

Columna El Retrovisor publicada originalmente en Expansión, Marzo 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s