Epidemia


Más que epidemia, ya es una pandemia. La creación y esparcimiento de noticias falsas es un cáncer que ha hecho metástasis en el cuerpo de la sociedad.

De fácil proliferación gracias a la velocidad con que viaja la información en las plataformas digitales y las redes sociales, la enfermedad de las fake news es global. Es el rostro visible de los nuevos usos del propagandismo, el encubrimiento, la simulación y la publicidad engañosa. En minutos, un rumor se vuelve trending topic, a veces de manera espontánea, pero muchas veces porque detrás está la construcción de una estrategia para esparcir alguna noticia conveniente para determinados fines, incluido ganar elecciones presidenciales.

El problema es tan grave que las grandes empresas tecnológicas de California (Google y Facebook, por ejemplo) han anunciado algunas tácticas para intentar paliar de sus búsquedas y muros noticias que son evidentemente falsas. Ahí está el caso del Facebook Journalism Project, anunciado en enero pasado, mediante el cual la empresa de Mark Zuckerberg quiere vincularse más con los medios de comunicación formales, incluyendo un acuerdo de colaboración con Correctiv, un portal independiente que, supuestamente, tendrá la difícil encomienda de verificar los posteos de veracidad sospechosa y ponerles una etiqueta de “dudosa credibilidad” para que la gente sepa a qué atenerse.

Es insuficiente, sí, pero es un paso. Hay que sumar lo que ha hecho Google, al identificar un volumen enorme de lo que cataloga como “tabloid cloakers” (encubridores de noticias), que no son más que anunciantes que se hacen pasar por medios de comunicación. Asimismo, en días pasados eliminó 1,700 millones de anuncios que violaban sus políticas publicitarias de veracidad, número que supera dos veces lo ocurrido un año antes.

La enfermedad ha tomado recientemente otros caminos, como la tristemente célebre frase “datos alternativos”, acuñada por la vocera de la Casa Blanca en Washington. Es decir, no es necesario demostrar y confirmar, sino que cada quien puede manejar sus propias matemáticas, ya sea para aventurar un número en los asistentes a la toma de posesión del presidente de Estados Unidos o a los contenidos de las llamadas telefónicas entre este personaje y mandatarios de otras naciones.

Fake news, tuitea Trump. Fake news, imita Videgaray. Cuando la política secuestra los términos, la cosa se pone peor, ya que la ensalada es bañada con aderezos de ingredientes sospechosos. Porque la metodología de publicidad engañosa que es válida para vender un champú se transfiere a la vitrina pública, donde las decisiones (y mentiras) no repercuten en la caída del pelo, sino en afectaciones comunitarias y sociales de gran magnitud. Como bien dice John Hawkins en Townhall, “las noticias falsas son un problema real, y no me refiero a la basura usual que aparece en el muro de tu Facebook sobre aliens y gigantescas teorías de conspiración, sino de las que se presentan como noticias esparcidas por supuestos outlets legítimos noticiosos”.

Interesante que nuestro siempre presente escepticismo a veces duerma la siesta cuando participamos en la feria del “share” de noticias que pueden ser más falsas que un billete de dos dólares. Ocurre que aquí sí una buena dosis de escepticismo (no confundir el término con cinismo, por favor) es el único antídoto para erradicar la enfermedad. No estamos hablando de un problema menor. Una sociedad deliberadamente mal informada no puede tener la capacidad de exigir transparencia y rendición de cuentas, dos de los elementos fundamentales para comenzar siquiera a darle un rostro más democrático, justo y próspero a este país. No nos olvidemos que ahí viene el 2018. Y que el problema de las fake news (como con las drogas) no es la proveeduría, sino la demanda.

(Columna El Retrovisor, publicada en Expansión)

img_1427

Un comentario sobre “Epidemia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s