El aburrimiento serial


Cuando pequeño, mi hermano menor solía aburrirse. Cualquier actividad que no fueran los videojuegos le resultaba fastidiosa. En las breves temporadas en que estábamos bajo la custodia de los abuelos maternos, casa sin acceso a los videojuegos, mi hermano solía decirle al abuelo que estaba aburrido.

  • Sólo los tontos se aburren –le respondía aquel hombre sabio.

Hoy día, el acceso instantáneo a casi todo supondría que nos aburriríamos menos, pero todo indica que no es así. Googlear el conocimiento al alcance de cualquier zona con WiFi, acceder al streaming de video para ver películas y series a la hora que nos apetezca, navegar por los muros de las redes sociales a la caza de información, inspiración y entretenimiento, nos hace más sedentarios, pero de ningún modo cancela esa sensación de continuo aburrimiento.

En el prólogo titulado Sobre el ser ligero y líquido, del libro Modernidad líquida, de Zygmunt Bauman, el pensador polaco cita a Paul Valery:

“Interrupción, incoherencia y sorpresa son las condiciones ordinarias de nuestra vida. Se han vuelto necesidades reales para mucha gente, cuya mente ya no es alimentada por nada más que cambios repentinos y estímulos de constante renovación. Ya no soportamos lo duradero. Ya no sabemos cómo hacer que el aburrimiento fructifique. Así que la pregunta que viene a cuento es si la mente humana puede dominar lo que la mente humana ha hecho.”

En efecto, ya no soportamos lo duradero. Es como si toda esta velocidad nos hurtara la capacidad de desarrollar una mínima dosis de paz mental. Queremos que pasen muchas cosas a nuestra alrededor para sumarnos al tren del mame del momento y coprotagonizar todos los posibles episodios. Desde nuestro sillón, por supuesto. Sentados, con un café que tenga figuritas fotogénicas en la espuma, compartimos nuestros estados anímicos dependiendo del tópico de moda, como la canonización de Barack y Michelle Obama, los inagotables memes que demuestren a nuestras “comunidades de amigos-seguidores-fans” que detestamos a Trump con más furia que la que él muestra permanentemente en sus gestos. Pero si el siguiente tren del mame demora en pasar por la estación más cercana, de inmediato nos empezamos a aburrir. Esa falta de acción, aunque sea expresada en moñitos negros en nuestros perfiles de Facebook, nos asfixia. Si acaso, la aliviamos compartiendo citas inspiradoras de libros que no leímos atribuidas a autores que jamás las escribieron.

Hemos entrado en la era del aburrimiento serial. La modernidad líquida, como la define Bauman, quien recién empacó maletas al viaje definitivo. En arbitraria sinopsis, por razones de espacio y para hacer el punto, en esa obra el pensador define la transición de lo sólido a lo líquido como el cambio de un mundo en que los humanos buscábamos crear un mundo ordenado con estructuras estables a uno en que las ideas de orden y estabilidad ya no tienen cabida, en el que la incertidumbre es la única certeza. El libro fue escrito en el año 2000 y, hoy, en el 2017 tiene aún más vigencia.

Baste con remitirnos a lo que recién enunciaba Sergey Brin, cofundador de Google, en la reunión del World Economic Forum en Davos, Suiza, al admitir que él no vio venir la revolución de la inteligencia artificial, incluso cuando estaba sentado encima de ella. El futuro es impredecible, confiesa un hombre del futuro. Lo que tampoco vio, sin duda, fue que todas estas redes, que ya están a un paso de mejorarse incluso a sí mismas sin ayuda humana, son la expresión más clara de esa falta de solidez, de ese estado líquido en que nos sumergimos. Y que transitamos en estado de constante aburrimiento buscando entretenernos con el meme más cercano.

Un comentario sobre “El aburrimiento serial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s