En medio del tren del mame…


“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos por cambiar lo que somos”. (Eduardo Galeano)

Coyunturas de Nobel a un lado (la guerra de fans y antifans, expertos, villamelones y comentócratas, dejémoslas a las fauces devoradoras de las redes sociales), por estos días me obsesiono, como cada tanto, con Eduardo Galeano, de quien ayer, 12 de octubre, recordábamos esto:

El Descubrimiento de América

En 1492 los nativos descubrieron que eran indios,

descubrieron que vivían en América,

descubrieron que estaban desnudos,

descubrieron que existía el pecado,

descubrieron que debían obediencia a un rey y una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo,

y que ese dios había inventado la culpa y el vestido

y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que que la moja.

(De Los Hijos de los Días)

Hoy, en medio de los incontenibles trenes del mame, viene a cuento otro episodio de este entrañable escritor uruguayo:

La Muerte

Ni diez personas iban a los últimos recitales del poeta español Blas de Otero. Pero cuando Blas de Otero murió, muchos miles de personas acudieron al homenaje fúnebre que se le hizo en una plaza de toros de Madrid. Él no se enteró.

(De El Libro de los Abrazos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s