La locomotora de la atención


Hay que partir de lo terrorífico, de lo que más trabajo cuesta admitir: alguien como Donald Trump es un efecto, no una causa.

Cito a Mark Manson, un escritor y bloguero estadounidense, quien admite haber visto la Convención del Partido Republicano con una “curiosidad inocente, que rápidamente se transformó en shock, horror y un intenso dolor”. El punto de partida y de llegada: la narrativa constante, abrumadora y reiterativa de que el mundo se ha vuelto un lugar peligroso en el que alguien debe hacerse cargo de regresarle la seguridad a todos, otra vez. Make America Safe Again, joder. Sí. El mantra del candidato copetudo de piel naranja.

Manson se pregunta: “¿Seguros y a salvo de qué o de quién? ¿De demasiada educación universitaria? ¿De una tasa criminal en su nivel histórico más bajo? ¿De la baja tasa de mortalidad infantil? ¿De que sea hoy más probable morir golpeado por un mueble que por un ataque terrorista?”

Ahí está, pues, el meollo del asunto: el autor ofrece datos que validan que, al menos en Estados Unidos, los niveles de seguridad y bienestar actuales son los mejores de su historia. Quizá esto no aplique a algunas naciones (México entre ellas), pero aquí el punto es que pareciera que en la actualidad lo que determina la percepción social es “el sentimiento omnipresente de que el mundo se está volviendo loco”.

Y si el mundo se está volviendo loco, uno requiere un guía-gurú-líder-farón-sensei sobre el cual descansar y que tenga la labor de regresar certezas y serenidad. Da igual si ese guía está más loco que nosotros. Si lo que ocurre es que, al igual que nuestros amigos de Facebook y de Twitter, nos informamos a través de lo que se comparte en esos muros esquizofrénicos de las redes sociales, daremos por hecho lo más estruendoso. Porque, en efecto, lo más estruendoso es lo que suele compartirse.

Manson, a quien sí que vale la pena leerle, cita a Ta-Nehisi Coates: “La violencia no es nueva; son las cámaras las que lo son”. Y hoy las cámaras están injertadas en las redes sociales. Es lo que se conoce como la “economía de la atención”, en la que la gente es recompensada por el extremismo. Se trata de llamar la atención a toda costa para generar una lluvia de likes, shares & comments.

Vuelvo a Manson, quien lo expresa con mayor elocuencia: en la economía de la atención, la gente es recompensada “por sus prejuicios o por incitar los peores temores, por dibujar un mundo que se está incendiando, sea con el matrimonio gay, la violencia policíaca, el terrorismo islámico o las bajas tasas de interés (agreguemos aquí la paridad peso-dólar). El Internet ha generado una plataforma donde las creencias apocalípticas son celebradas y difundidas; donde la moderación y la razón es algo que se vuelve demasiado complejo y tedioso de defender”.

Ahí está Trump, pues. Es la suma de todos esos miedos. El resultado de un temor irracional a un mundo totalmente caótico e inseguro. No importa que ese mundo, como tal, no exista. Porque cada una de esas manifestaciones son exageradas a tal magnitud que transforman el sentimiento en realidad.

Cuidado, igualmente, con interpretar a Manson como el apocalíptico que apunta a los apocalípticos que promueven a los apocalípticos. No va por ahí este cuento. Justo es lo contrario. Es una defensa, plagada de argumentos y de datos, de lo que señala como el momento más progresivo en toda la historia de la humanidad: el actual. Y, es cierto, el propio Internet y las redes sociales son también un motor indudable de este progreso. Es sólo que, por favor, diseccionemos con más cabeza y menos estómago nuestras fuentes de información.

(Columna publicada en Expansión, Octubre 2016)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s