Pokemones en fuga


Antes de comenzar a leer navega por el newsfeed de tu Facebook, recorre las imágenes de a quienes sigues en Instagram, sumérgete en la vaciladera de SnapChat. Qué bien la pasa la gente, ¿verdad?

En ese universo paralelo o realidad alternativa que son las redes sociales, solemos tener unas vidas espectaculares. Como bien lo retrata Liv Raimond en The Huffington Post, las redes “se han convertido en el sitio donde gente de todas las edades para escapar de la realidad y crear su propio mundo perfecto”. Yo mismo escribo estas líneas luego de compartir en mi instagram imágenes idílicas veraniegas de las Montañas Rocallosas, con su tránsito sereno de ríos, pinos, lagos y fauna, a sabiendas de que algunos de mis amigos y seguidores tendrán la sensación de que me la paso a toda madre. Otros habrán subido menús completos de platillos espectaculares, rostros con pepinos en los ojos, selfies grupales de sonrisas colectivas, cafés matinales con happy faces en la espuma y hashtags reafirmantes como #lovemyjob y #happylife. En instagram, nada más hoy, hay más de tres millones de personas que declaran tener una vida feliz y casi ocho millones que aman su trabajo.

Miren que si el mundo fuera así de feliz y satisfecho no estaríamos persiguiendo pokemones por las calles. Según estimaciones recientes, ya hay casi 10 millones de personas jugando con esa aplicación, la cual esencialmente sube varios peldaños en la construcción de un mundo fantástico. Baste con un teléfono para que, con la magia de la “realidad aumentada”, adultos y pequeños salgan a las calles, se encierren en los baños y conduzcan el auto en busca de estas criaturas dispersas por el mundo digital. Ya hay reportes, incluso, de accidentes automotrices a causa de esta búsqueda frenética, por lo que ahora, además de cuidarnos de los conductores que chatean mientras van al volante, hay que sumar el riesgo de que estén cazando pokemones. La buena noticias es, por supuesto, para Nintendo, empresa japonesa que volaba bajo, pero que con esta invención transgeneracional superó el volumen de usuarios de Twitter en Estados Unidos e incrementó 50% el valor de las acciones de la compañía. De un plumazo, $7,500 millones de dólares adicionales en valor de mercado para un empresa que intentaba migrar de los videojuegos de consola a las apps de smartphones, aunque luego se ajustó cuando se anunció que toda esta peripecia no estaba generando ingresos adicionales a la compañía.

Y vendrán otras cosas. El rally alcista de la acción de Nintendo empujó hacia arriba también las acciones de compañías como Electronic Arts y GoPro. Es evidente que el negocio de la fantasía, de construcción de realidades alternas, es el que está generando calor en los mercados de valores. Aquí habría que colocar una docena de emoticones de caritas sonrientes y señoritas bailando para los inversionistas que han acertado. Pero también habría que incluir otros de rostros de escepticismo, duda y confusión para quienes intentan descifrar el mundo. La realidad (¿cuál realidad? ¿qué carajos es la realidad?) es hoy un escenario muy confuso. Así como cuesta comprender qué es y no es real en los muros movibles de las redes sociales, provoca más de una reflexión intentar entender dónde están las fronteras entre el mundo real y el universo digital.

(Columna El Retrovisor, publicada en www.expansion.mx, Agosto 15, 2016)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s