Los vinos que hay que probar en el 2016


El gran cineasta italiano Federico Fellini no sólo tenía un gran sentido estético visual y una narrativa cinematográfica única, sino que era, además, un conocedor extraordinario de vinos. Por eso no debe sorprendernos que en algún momento haya dicho lo siguiente: “Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre en las películas, nace y renace en cada catador”.

Amén. Y salud.

“El vino es la cosa más civilizada del mundo”, decía Hemingway, y si uno considera los territorios tan poco civilizados que este escritor habitó durante su vida, es reconfortante imaginarlo con una copa de vino en la mano entre tantos episodios bélicos.

Última referencia, para entrar ya en materia: “La comida es la parte material de la alimentación; el vino es la parte espiritual”. Esta frase, acuñada con precisa perfección, es de Alejandro Dumas, el gran escritor francés.

Si atendemos a la sabiduría de Dumas, llega el momento del gozo: 2016 pinta como un año generoso y honorable para todos aquellos que, como Fellini, queremos gozar de una gran película.

 

Las grandes revoluciones

Si alguien sabe de vino ella es Sophie Avernin, propietaria de la empresa Grandes Viñedos de Francia y trotamundos incansable en busca de ese paraíso llamado hedonismo, aparece lo mismo en los países europeos que en los sudamericanos, sudafricanos, Estados Unidos y México, entre viñedos y bodegas, catando caldos para llamar la atención de expertos y villamelones sobre el qué, quién, dónde, cuándo y cómo de la vitivinicultura.

¿Qué viene interesante en el 2016? ¿Por dónde abrir la boca y remojar el paladar? “Más que decirle a la gente qué tomar, yo recomendaría zonas vitivinícolas a las que hay echarles un ojo y más en este año que ya viene”, comenta Sophie.

Por ejemplo, nos alerta: en Francia, la zona de Beaujolais está viviendo una mega revolución. Más que cualquier otra zona en el mundo. No hay que quitarle, pues, el ojo de encima y estar muy atentos a lo que saldrá de ahí. La razón: después de haber producido vinos de rápido consumo, los productores de Beajolais están listos para las primeras tandas de vinos increíbles de larga duración.

La buena noticia para todos aquellos amantes del vino del Viejo Mundo llega de un país usualmente no muy atendido: Portugal. “Hay que explorar los vinos portugueses”, anota la experta. El 2016 será el año de su gran consolidación.

 

De Sudáfrica al Nuevo Mundo

Durante lustros casi todo el mundo desdeñó los vinos sudafricanos. Error. Como abunda Sophie, “están produciendo vinos increíbles, hiper potentes, elegantísimos, que van a estar compitiendo con los más grandes del planeta”. El enunciado categórica es para encender las señales de alerta.

En México, donde las producciones son aún pequeñas y los precios altos, la propietaria de Grandes Viñedos de Francia sugiere poner mucha atención al estado de Querétaro, en la zona central del Bajío. “Al principio –señala-, estos vinos no le hacían ni consquillas a los del Valle de Guadalupe (en el estado de Baja California). Si yo fuera ellos, me pondría a temblar. Los vinos queretanos son cada vez mejores y más baratos. Creo que ahí viene la gran revolución mexicana”.

En cuanto a Estados Unidos, las grandes noticias no vendrán necesariamente de los aclamados de valles de Napa, Sonoma, Russian Valley y Alexander Valley. Ocurre que el muy lamentable calentamiento global tiene alguna que otra secuela positiva, y esa será muy evidente en el caso de los vinos del estado de Washington, en el noroeste norteamericano, una de las regiones más favorecidas por el global warming. Serán vinos más contundentes y más longevos.

Otra tendencia para este año que comenzará en breve son los vinos naturales. Tanto Francia, como Chile y Estados Unidos, ya tienen algunos tesoros en este sentido. En Francia incluso hay una feria dedicada a los vinos naturales a la que acuden cada vez más productores españoles e italianos: Millesimé Bio, en Montpelliér: http://www.tecnovino.com/la-feria-para-los-vinos-naturales-millesime-bio-2015/

Y, por último, la sugerencia para este 2016 es voltear a mirar a los blancos, esos vinos tan eternamente desdeñados y esnobeados. En el mundo de Sophie, que es el nuestro, el de todos los que tenemos una mínima vocación hemingwayeana de encontrar en el vino el rostro más civilizado del planeta, en este año que llega se hablará, elogiará y disfrutará el vino blanco.

Salud.

 

(Esta breve nota, formateada de manera bonita, se encuentra en http://www.univision.com/estilo-de-vida/ano-nuevo/los-vinos-para-iniciar-el-2016)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s