El recipiente de las posibilidades infinitas


Nuestro abecedario contiene 27 letras. Ahí residen  todas las vidas y todos los mundos en las formas infinitas del lenguaje. Intervienen también los dígrafos para enriquecerlo con la sutileza de la imperfección.

El pentagrama es un conjunto de 5 líneas y 4 espacios. En él habitan cinco notas musicales, claves y silencios que desfilan en las posibilidades infinitas de la música. Intervienen también los sostenidos y bemoles para enriquecer las escalas con la sutileza de las disonancias.

En la geometría hay líneas y puntos que conforman figuras básicas cónicas y polígonos. En esas líneas, que se juntan y se extienden se crea el mundo en formas infinitas. Intervienen las figuras irregulares para ampliar las sutilezas desafiantes de las asimetrías.

Hay cinco colores primarios que, al mezclarse, desarrollan una paleta infinita. En ese arcoiris se mezclan tonos sutiles, irreconocibles, cambiantes, que recuerdan que no sólo existe lo que podemos nombrar y categorizar.

En el mundo hay 7,377 millones de seres humanos. Y somos abecedario, pentagrama, geometría y color. El mundo es el recipiente de las posibilidades infinitas.

Screen Shot 2015-11-11 at 8.29.18 PM

4 comentarios sobre “El recipiente de las posibilidades infinitas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s