Homenaje a un grupo de valientes


Los valientes siempre merecen homenaje.

Alrededor de diversos proyectos a lo largo de mi vida he tenido la fortuna inigualable de estar rodeado de editores, periodistas, escritores, cronistas, diseñadores y fotógrafos talentosos, comprometidos y apasionados. Muchos de ellos, además y por si fuera poco, de férrea honestidad intelectual, valores éticos sólidos y con esa congruencia valiente tan difícil de orquestar: la que pone de acuerdo cabeza, corazón y estómago a la hora de trazar unas líneas, capturar una imagen, enfocar una historia, corregir y enriquecer textos, empaquetar con pericia un reportaje, titular con eficacia, diagramar con elegancia.

Me enorgullece que una inmensa mayoría de este grupo de valientes, quienes han dejado huella en varias marcas de revistas, diarios, sitios y blogs en distintas empresas, instituciones y esfuerzos tanto colectivos como personales.

Todo lo que yo tramo hacia adelante en mis nuevos proyectos personales y profesionales tiene una enorme carga de inspiración en lo que estos hombres y mujeres talentosos han llevado a cabo. Me siento privilegiado de continuar compartiendo café, mezcales, whiskys, cervezas y hasta que uno u otro carajillo con varios de ellos. Me aportan, a veces, con tan sólo mirarlos.

Sería imposible intentar siquiera nombrarlos porque lamentaría profundamente incurrir en omisiones involuntarias. De cualquier manera, ellos y ellas saben bien quiénes son. Quien no lo saben bien, tienen la inteligencia para sospecharlo. Por eso hoy -ya cerrado cualquier episodio de duelo y nostalgia por lo que hubo antes-, cabeza, corazón y estómago acompasados me exigen escribir estas líneas modestas para rendir un homenaje a todos estos profesionales valientes que desde sus distintas trincheras me han provocado usar mejor la mente, abrir más el corazón y abrazar más intensamente las buenas causas con el estómago.

Para quienes además han sido expulsados (u obligados a tirar la toalla) de proyectos editoriales en los que establecieron una diferencia gracias a su honestidad intelectual y calidad moral, el homenaje es doble. Sepan que quienes los adoptan en nuevas casas y proyectos, ganan mucho. Sepan también que quienes los han obligado a irse, pierden todo.

Abrazos sin tregua a todos quienes mantienen la firme terquedad de creer que es posible construir un mejor país, un continente más unido y un mundo más generoso.

Un comentario sobre “Homenaje a un grupo de valientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s