Lecciones de vida desde Varsovia


Hoy conversé con un hombre llamado Tomás. Él es polaco, de Cracovia, y cruza sus 60s. Le hice miles de preguntas. Me contó muchas historias. Entre ellas, sobre su madre. Una mujer de historia cinematográfica que, en 1944, cuando era muy joven, era enfermera. Nunca pudo volver a su casa en Varsovia porque había sido bombardeada por los alemanes. Se había casado con un hombre polaco que, gracias a su buen inglés, fue llamado a Londres para ser traductor e intermediario de la resistencia polaca y los ejércitos inglés y americano. La historia la conocemos todos: los soviéticos incluyeron a Polonia en su mundo detrás de la cortina de hierro. El padre de Tomás no pudo volver a Polonia. Como había establecido un código con su mujer de enviarle cartas donde las primeras letras de cada oración le darían la pista de donde se encontraba, logró acercarse a Linz, en Austria. Ella, después de salvar su vida en al menos cuatro ocasiones distintas, se internó ilegalmente a Austria desde Polonia hasta llegar a Linz. Luego de buscar infructuosamente a su esposo llegó a un cuartel del ejército estadounidense y, agotada, se sentó en un rincón, lloró y se durmió. Al amanecer, un teniente la despertó y la interrogó. Ella dijo que era polaca y que buscaba a su esposo. La respuesta del militar le devolvió la vida: conocía muy bien a su esposo y él estaría en ese cuartel en dos horas. Se encontraron.

Quienes vivimos en el continente americano, debajo del río Bravo, sabemos poco de guerras. Varsovia, la capital polaca, es una bella ciudad que debió reconstruirse completamente luego de haber sido destruida durante la guerra. Vivo aquí el primer día de agosto, día en que se conmemora la fortaleza de la resistencia de los jóvenes de este país, quienes murieron al intentar liberar infructuosamente a la patria de nazis y soviéticos. Suena la alarma en las calles y los autos, todos, tocan las bocinas. Es posible perdonar, sí, pero jamás hay que olvidar. Esa es la consigna.

Pero las heridas cicatrizan. Y ocurre que este país, al que desde lejos imaginamos como un sitio triste y melancólico, tiene una energía envidiable y se encuentra en estado constante de reinvención. El pasado es brutal, terrible, oscuro. Sin embargo, los polacos no se estacionan en las grietas ensangrentadas de la historia: reconstruyen, innovan y miran hacia adelante. Aquí hay una sociedad pareja, trabajadora y ansiosa de encontrar su espacio en el concierto internacional. Están orgullosos de lo que han logrado y esperanzados en el futuro.

Parece evidente la lección. Y le agradezco mucho a JuJu, la ucraniana-polaca más latinoamericana que existe en el planeta, haberme mostrado tantos aspectos inspiradores de su país amado.

IMG_9757 IMG_9742 IMG_9798 IMG_9790 IMG_9762

5 comentarios sobre “Lecciones de vida desde Varsovia

  1. Quizá México, y me refiero a los mexicanos, necesitamos pasar un sufrimiento igual al del pueblo polaco para despertar de la apatía y parálisis que tenemos. Un abrazo.

  2. Así pareciera, que las vicisitudes que en el pasado produjeron enojo, furia, tristeza y reproche, hoy se convierten en una nueva esperanza que, con el salir del sol cada día, nos acercan a una nueva encrucijada.

  3. Por lo que disfruto esos relatos, apuntes de viajes, historias o reflexiones que compartes; siempre tengo a bien ofrecer un poco de agradecimiento. Había postergado tu blog, pero en eta ocasión me tome la libertad de incluirte. https://demiannicolas.wordpress.com/2015/08/05/de-galardones-recibidos-y-concedidos/
    Seguiré pasando a revizar lo último que publicas desde Europa.
    Enhorabuena por estos reconocimientos simbólicos. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s