La isla invisible


Pausa. La vida ha corrido tan aprisa que hasta las pausas deben ser organizadas. Es como meterle un paréntesis a la vida. Dotarla de otro contenido. Y hoy preparo ese remanso, viaje de introspección incluido, para hurgar en lo que viene después. Una soledad dibujada entre corchetes.

Crearé una isla invisible, sintonizada con este piano, breve y contundente, que llega con L’ile invisible, de Deep Forest.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s