Tormentas ordinarias


imageWilliam Boyd es uno de los magistrales artesanos del suspenso. Su prosa, fluida, cotidiana, precisa, aprieta y exprime la mente. Así es Ordinary Thunderstorms (Tormentas Ordinarias), publicada hace un lustro en inglés por HarperCollins, comienza así: “Let us start with the river -all things begin with the river and we shall probably end there, no doubt- but let’s wait and see how we go. Soon, in a minute or two, a young man will come and stand by the river’s edge, here at Chelsea Bridge, in London.

Así, en un minuto o dos, mientras ese hombre joven llega al río, donde todo empieza y todo debería acabar, estamos ya en manos de Boyd. A partir de ahí, hará con nosotros lo que se le pegue la gana. Y con el pretexto de lo que ocurrirá con el apacible y esperanzado joven climatólogo -una serie de sucesivos accidentes que implican pérdidas de casa, familia, reputación, pasaporte, amistades, trabajo, tarjetas de crédito y, oh sí, teléfono celular-, el también autor de A Good Man in Africa, Fascination y Restless nos sumergirá en los laberintos profundos de la corrupción, de las cloacas sobre las que se recargan las ciudades y los tejidos sociales y, sobre todo, en la fragilidad de nuestra identidad social. Al final, uno encuentra difícil responder si realmente existimos o todo es un artificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s