Aviso de ocasión improvisado


A ella le escribo compulsivamente. Son ya más de 20 libretas que, entre viaje y viaje, tarde y tarde, rinden un homenaje al título de este blog (de tinta somos) y, en esos espacios frecuentes de plácida soledad, yo le cuento historias, le canto canciones, relato sueños y esperanzas, vuelco frustraciones y temores y, sobre todo, le recuerdo que desde que llegó a mi vida, una década atrás, lo único que debo apaciguar son mis constantes derroches de felicidad y paz.

A veces ocurre que en esos cuadernos queda una doble página en blanco. Entonces uno retorna a dejar ahí una huella de tinta:

A veces pasa que uno libera,

sin querer, una doble página,

que entonces se vuelve un aviso de ocasión improvisado,

una celebración espontánea

de tus ojos sonrientes, que se posarán

sobre esta tinta, sobre mi voz

anidada en el papel.

la foto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s