Efímeros, fugaces y anacrónicos


Cuenta Javier Marías, el escritor español, sobre las angustias de estos tiempos: “El tiempo está alcanzando el tiempo… El presente ya es pasado, el presente ya es percibido como pasado. Lo que acontece inmediatamente pasa a engrosar las filas de lo ya pasado. Se pueden buscar ejemplos inocuos. Uno saca un libro, o alguien estrena una película, y en el momento en que ya sale, se puede leer Se estrena, ya deja de interesar, de importar. Rápido: qué viene ahora? Parece como si las cosas, por el mero hecho de hacerse presentes, pasaran inmediatamente hacia el pasado…”.
Todo cmienza a parecernos rutinario. Hoy que todo es inmediato, todo es fugaz. Hasta nosotros mismos. Es la tiranía del anacronismo.
En El País Semanal, en una gran entrevista que se le hace a Alejandro González Iñárritu, él traza otro modo de observarlo, a partir de la edad y el paso del tiempo: “Con los 50 entré en una melancolía profunda. Aún sigo navegando en esa nube en donde se empiezan a apagar las luces de la fiesta”.
Somos efímeros, fugaces, insoportablemente anacrónicos.

2 comentarios sobre “Efímeros, fugaces y anacrónicos

    1. No sé si es precisamente porque me alcanzan los años y me invade esa sensación de anacronismo irreversible, pero percibo una tremenda sensación de desencanto en casi todas las mentes lúcidas a las que aprecio y respeto….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s