La alegría de vivir


Los latinos, tan amantes de extender la dicha a través del arte del estiramiento de los instantes, hemos encontrado el modo de definir estos episodios, dignos estados de nuestra idea de la vida. Los italianos le llamarían il dolce far niente (el placer de no hacer nada) o la dolce vita. Los franceses tienen un verbo que resume en una sola palabra la expresión de “caminar sin rumbo”: flanner.  Al disfrute de la ligereza de equipaje, si se le agrega algún componente gastronómico, etílico, musical, bohemio o conversacional, se le convierte en la hermosa frase de la joie de vivre, que en nuestro español se dice la alegría de vivir. En español acuñamos el término de solaz esparcimiento: el gran placer de disfrutar el alivio del trabajo.

Desde el propio origen de nuestras lenguas, el latín, el aforismo carpe diem creó el significado de “vive el día”, “disfruta el momento”. Desde el año 23 a.C. el poeta Horacio lo escribió en uno de sus poemarios. No conozco términos anglosajones que se refieren a la dulce alegría de no hacer nada, al estado contemplativo que provoca tumbarse sobre una hamaca, a las mesas largas con gente sonriente y ruidosa, pletóricas en vinos, quesos y acordeones; piscos, ceviches y quenas; mezcales, tacos y mariachis; jereces, jabujos y guitarras; aguardientes, arepas y vallenatos; rones, arroces con frijoles y sones; grappas, rissottos y mandolinas…

La ética protestante tiene demasiada prisa. Su obsesión por el orden, el progreso y la precisión no admite la alegre sonrisa del paréntesis. El solaz esparcimiento, en esos otros rumbos geográficos y culturales, es mera chabacanería huevona. Sería impensable, pues, que desde los helados países nórdicos o el noroeste americano se pudieran escribir estas líneas de (inútil) defensa del tiempo libre, ese que permite entender que la pausa no es un corchete que se le aplica a la vida, sino que la vida se alberga precisamente al interior de la pausa.

Que venga un gran 2015 para todos. Lo musicalizamos con La alegría de vivir, del músico español Ray Heredia.

Un comentario sobre “La alegría de vivir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s