Cinismo, ficción y fuga


Mario Vargas Llosa escribe hoy en su columna dominical de El País que la ficción se impone ante la mediocridad de los personajes que desfilan en la realidad. Que, a fin de cuentas, los novelistas narran las vidas que los lectores quieren vivir.

Eso me lleva a la épica producción recién estrenada por Netflix: Marco Polo. Apenas con un par de días al aire muchos nos hemos sumergido en las aventuras del viajero veneciano en el reino de Kublai Khan, el nieto de Genghis Khan y quien quería gobernar el mundo entero. Miramos hacia el pasado, sin importar ya si todo aquello fue realidad o ficción, como modo efectivo y lúdico de escapar de la mediocridad del presente. En este caso, los guionistas narran las vidas que los lectores quieren vivir.

En México, donde el cinismo se impone sin despojarse de la mediocridad, nos refugiamos en los pasajes de ficción para alejarnos del dolor que supone atestiguar que los ríos de sangre y los ríos de la corrupción desembocan juntos en el mismo océano: el de la impunidad. Aquí el País del Nunca Jamás no es ficción: es mera retórica de la mediocridad cubierta de cinismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s