La oscuridad visible


El libro no es nuevo. Fue escrito en 1990, para ser exactos, pero lo leí de un tirón el pasado fin de semana. Darkness Visible, A Memoir of Madness, de William Styron, es el equivalente a tirarse de un tobogán sin saber en dónde caeremos al final.

Si pocos autores tienen la capacidad de escribir sobre las tinieblas reales de la mente, menos aún tienen la posibilidad de narrarlo. Styron unió talento y oportunidad en un librito monumental (84 páginas de vértigo) en el que cuenta lo que ocurre dentro de los pasadizos oscuros de la depresión, esa que parece no tener retorno, un laberinto que lo lleva a un hospital psiquiátrico y a la pesadilla de esos medicamentos brutales cuyos efectos secundarios son indomables.

Con la pluma fluida, el autor (murió en 2006) hace una travesía honesta por sintomatología y efectos, aludiendo constantentemente obras y escritores que, de una manera u otra, cruzaron situaciones similares o escribieron de modo magistral sobre las cavernas de la depresión profunda. Como Camus, que lo referencia en El Mito de Sísifo con su mensaje austero: “En la ausencia de esperanza debemos luchar por sobrevivir”.

La negra tempestad de la depresión. Alude a paradojas como la del italiano Primo Levi, quien sobrevive a Auschwitz, pero se quita la vida al no poder sobrellevar la carga de lidiar con su madre paralítica. A Baudelaire, quien expresó: “He sentido el viento de las alas de la locura”. Y, por eso, Styron apunta que, en su forma extrema, la depresión es locura, resultado de un aberrante proceso bioquímico: “La locura de la depresión es, en términos generales, la antítesis de la violencia. Es una tormenta, sí, pero una tormenta apagada, porque a final de cuentas el cuerpo termina seco, drenado”.

Es la desesperanza, dice Styron, la pena más severa que puede sufrir el alma. Y cita finalmente a Dante:

In the middle of the journey of our life

I found myself in a dark wood

For I had lost the right path.

El horror de la depresión como simulacro de todos los males del mundo: caos, irracionalidad, guerra, crímen, tortura y violencia. Todo eso, antes del retorno a la vida, que Styron sabe que es casi excepcional:

And so we came forth, and once again beheld the stars.

la foto

Un comentario sobre “La oscuridad visible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s