Los colapsos nocturnos de la mente


La quietud de la noche y su paradoja: en esa mar en calma, la mente establece un monólogo sin interrupciones.
Los colapsos nocturnos de la mente: ese angustioso bullicio que lucra con la oscuridad. En la noche, el ruido, ese exterminio que cobra peaje al pensamiento. La cabeza, un tren que cambia de vías, pero se impulsa a vapor, sin tregua.
La luz de la mañana despeja la farsa. Entonces la mente, hipocondriaca escandalosa en la oscuridad, recobra su quietud. La serenidad es prerrogativa del sol.

Un comentario sobre “Los colapsos nocturnos de la mente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s