Convocatoria al sol


Los insomnios son un terrible desperdicio, un derroche inútil de energía. Cuando la oscuridad gobierna, los demonios siempre ganan las batallas. Y, ahí, en la tempestad de la noche, uno lucha sin armas y con las extremidades rotas, mientras la cabeza se hunde en escenarios dantescos. Sólo se aplaca con respiración profunda, acompasada, rítmica.
Cuando amanece, los demonios se disipan y la claridad del día recoge los escombros para regresar todo a su lugar.
Mientras escribo, llueve. Una tormenta matutina se impone. No queda más que combatirla con música, convocatoria al sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s