Comencemos por conversar


Me gustan las grandes conversaciones. Esas que surgen en la mesa, acompañadas de un mezcal o un whisky, que comparten experiencias e ideas. No son los que nuestros vecinos del norte bien describen como small talk, esas pláticas prefabricadas del clima o de lamento por marchas y tomas de calles. No. Las grandes conversaciones conectan mentes, corazones y estómagos, transitan por el mundo, de ida y vuelta, con escalas. Escudriñan anécdotas y vivencias. Plantean transformaciones del barrio y del mundo. Provocan risas. Diseccionan el lenguaje. Acercan. Las grandes conversaciones son aquellas que tienen principio y postergan indefinidamente el final. Son alquimia. Son las que permiten definir, sin más palabras, el significado más profundo de la amistad.

3 comentarios sobre “Comencemos por conversar

  1. Me gustan las grandes conversaciones, sí. Sobre todo mientras llueve, blues de fondo y de compañía, un buen café colombiano. Conversar es abrir al otro la puerta de nuestro mundo.
    Gracias por seguir mi blog, por aquí estaré de visita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s