El amor dura tres años


Dice Frédéric Beigbeder que el amor dura tres años. En su novela homónima, el énfant terrible francés, con ese exquisito humor amargo que parece inyectado en el ADN de esa nacionalidad, comienza con la provocación contundente: “El amor es un combate perdido de antemano”.

Esta novelita, de fines de los 90, escrita de principio a fin con el amargo humor de la ironía, me atrapó desde la primera vez que cayó en mis manos. Incluso, puede ser uno de los títulos que más haya compartido como regalos de cumpleaños a otros (jamás he tenido el empacho de obsequiarlo en aniversarios) y, como pasa con una buena canción, de vez en cuando me convoca nuevamente. Como tengo la manía de subrayar los libros, transito por algunas frases que, aunque fuera de contexto, me vuelven a provocar la misma sonrisa que cuando leí esta novela, del también autor de 13,99 euros y Windows on the World. Comparto aquí algunos fragmentos:

“Acaba de cumplir treinta años: la edad espuria en la que uno es demasiado viejo para ser joven y demasiado joven para ser viejo”.

“Estoy muerto. Cada mañana me despierto con un insoportable deseo de dormir. Visto de negro porque llevo luto por mí mismo. Llevo luto por el hombre que podría haber sido… Ya no sonrío. No tengo las fuerzas suficientes para hacerlo. Estoy muerto y enterrado. No tendré hijos. Los muertos no se reproducen. Soy un muerto que estrecha la mano de la gente en los cafés. Soy un muerto más bien social y muy friolero. Creo que soy la persona más triste que jamás he conocido”.

“Los esnobs no tienen enemigos, por eso hablan mal de todo el mundo: para intentar tenerlos”.

“Nadie te avisa de que el amor dura tres años. El complot amoroso se basa en un secreto muy bien guardado. Te hacen creer que es para toda la vida cuando, químicamente, el amor desaparece al cabo de tres años”.

“Desde el nacimiento hasta la muerte, conectamos nuestra existencia a un piloto automático, y hace falta una valentía sobrehumana para cambiar de rumbo”.

“En eso consiste la elegancia: comer cuando uno tiene hambre, beber cuando uno tiene sed, follar cuando a uno se le pone dura”.

“El amor es una catástrofe espléndida: saber que te vas a estrellar contra una pared, y acelerar a pesar de todos; correr en pos de tu propio desastre con una sonrisa en los labios; esperar con curiosidad el momento en que todo se va a ir al carajo. El amor es la única decepción programada, la única desgracia previsible que deseamos repetir”.

Imagen

5 comentarios sobre “El amor dura tres años

  1. Me resulta demasiado familiar… espero haber escuchado estas frases fuera de contexto alguna otra vez y no sentírmelas resonar por simpatía (aunque me estoy temiendo yo que…). Otra cosa que me ha ganado es la foto de Varanasi… nada como el aroma de un buen cadáver and sandal wood 😉

  2. Aquí van los dos pasajes de la misma edición de Anagrama:
    “Hay que decidirse: o vives con alguien o lo deseas. No se puede desear lo que se tiene, es antinatural”.
    “El matrimonio es criminal porque mata el misterio. Conoces a una criatura fascinante, te casas con ella y de repente la criatura fascinante se esfuma: se ha convertido en tu mujer. ¡TU mujer! ¡Qué insulto, qué decadencia para ella! ¡Cuando lo que deberíamos buscar sin descanso durante toda la vida es a una mujer que no te perteneciera nunca!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s