Prefiero morir pronto


Primero que nada déjenme decirles que estoy de acuerdo con Benito Taibo: “Vivimos en tiempos banales, políticamente correctos, proclives al culto al cuerpo, preocupados por lo infinitesimal, contadores de calorías…”

 

            La reflexión del escritor vino a cuento luego de desubrir El Abanico, un sitio en la colonia Tránsito con unos enormes y deliciosos tacos de carnitas. Emocionado, compartió su hallazgo por redes sociales. Muy pronto, una jovencita le envió un mensaje para que tuviera cuidada con las grasas insaturadas, el clembuterol y las bacterias.

 

            El mejor modo de no amargarse las fiestas, en casos así, es escribir desparpajadamente a la defensa de lo que nos viene en gana comer. Invocar, como lo hace Taibo, a William Blake, el honorable poeta inglés quien nos regaló esta joyita que dice: “El camino de los excesos conduce al palacio de la sabiduría”.

 

            Eso lo debe haber tenido muy claro James Gandolfini (qepd), el memorable actor que diera vida a Tony Soprano, ese mafioso entrañable que me provocó tantas veces interrumpir la serie para ir a preparar una salsa de tomate con albahaca, de esas que se cocinan a fuego lento, para acompañar una pasta casera. Fiel a su personaje más emblemático, el propio Gandolfini fue un hombre que, como su cuerpo nos lo dejaba ver, guardó lealtad a las bacanales. Eso sí, se nos fue de un ataque al corazón durante sus vacaciones en Roma con 51 años de vida.

 

            No es que yo me quiera morir a los 51 (tengo ya 47). Pero tampoco quiero llegar a los 95 si el camino hasta allá está pavimentado de comida light, café descafeinado, leche deslactosada, panes libres de gluten y platillos libres de carbohidratos y grasas. Por favor. Que lance la primera piedra a quien se le haga agua la boca al imaginar una raw bar de granos.

 

            Si bien uno intenta compensar los excesos con algún tipo de movimiento corporal (primero, porque se me antoja cumplir varios años más que Gandolfini; segundo, porque no quiero ser el rostro visible de la lastimosa estadística nacional de obesidad), me declaro definitivamente un miembro activo del club de los golosos. No logro entusiasmarme con lechugas, quinoa y leche de soya. En cambio, comienzo instantáneamente a salivar con unos tacos de cochinita, unos tlacoyos de haba, unos frijoles charros y una torta de huevos con chorizo. Y no confundamos ni simplifiquemos esta declaratoria, porque a fin de cuentas me declario partidario de la slow food por encima de la chatarra fast food. Si uno va a transitar por los excesos, más vale que estén cocinados con empeño, cariño y sus debidos tiempos. Rechazo la comida en serie e industrializada con más vehemencia que al brócoli o el betabel.

 

            Es un asunto filosófico. La vida, toda, debe estar bien condimentada, con descubrimientos de sabores, con hallazgos de mezclas, con un desfile generoso de aromas y texturas. Cada quien sus propias dosis, por supuesto. Pero exijo, junto con otras voces, que ya nos dejen en paz a los tragones. Prometo solemnemente rendir culto a otros cuerpos, tan bien trabajaditos, mientras le concedo al mío, sin culpas y temores, los antojos que me manifiesta. Mejor una vida breve a plenitud que una larga llena de carencias. Prefiero morir pronto antes que rendirme ante lista generosa sólo en omisiones.

 

Ya que tuve a bien hurtarle tantas frases a Benito Taibo, cierro esta diatriba con la línea más memorable de su deliciosa defensa de esos tacos paquidérmicos y chorreantes: “Por ningún motivo contaré calorías, prefiero contar historias”.

(Publicado en Esquire México, Agosto 2013, bajo el seudónimo Atouk)

5 comentarios sobre “Prefiero morir pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s