La varita mágica de Paul Auster


Ciertas autobiografías no son más que paquidérmicas recopilaciones de vivencias, escritas tan linealmente como las vidas que se relatan. Hay otras, sin embargo, que son sinfonías majestuosas con ritmo, movimientos, cadencia y paisajes. Diario de Invierno (Winter Journal), de Paul Auster, es, por supuesto, del segundo grupo.

“Te gustaría saber quién eres. Con poco o nada para orientarte, das por sentado que eres el producto de vastas migraciones históricas, de conquistas, violaciones y secuestros, que los prolongados y tortuosos cruces de tu horda ancestral se han extendido por muchos territorios y reinos, porque tú no eres la única persona que ha viajado. Después de todo tribus de seres humanos llevan miles de años desplazándose por el planeta, y quién sabe quién engendró a quién que engendró a quién para luego engendrar a quién hasta acabr con tus padres engendrándote en 1947?…”

Auster, pues, nos sumerge en las espirales tortuosas y en estado sólido de una prosa que es un canto, con variaciones, anécdotas, insomnios, romances e instantáneas de la vida cotidiana, de las calles neoyorquinas, desvelos, conversaciones, accidentes y el temor de mirarse al espejo. diario de Invierno es un viaje breve por la vastedad del pensamiento de uno de los mejores autores vivos de habla inglesa. Y es un invierno lleno de esperanza.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s