Apuntes sobre el pesimismo


“El prestigio de lo negativo se debe a que contrasta con la banalidad de las buenas noticias”.

Así se arranca su disertación de ¿Por qué el pesimismo no es razonable? el filósofo español Daniel Innerarity, en su columna Pedradas Filosóficas, en El País, que como todos los sábados no tiene el mínimo desperdicio.

“Tiene más prestigio intelectual el pesimista que el optimista; es más íntegro quien denuncia que quien aprueba; un diagnóstico es más profundo cuanto más negativo; un intelectual contento o es un impostor o es poco inteligente. Desde que Voltaire llamara cándidos a todos los que no veían las cosas tan irreparablemente negativas como él, la filosofía se ha convertida en esa “ciencia triste” de la que hablaba Adorno. Filosofar equivale a desilusionar y denunciar; el pensamiento no tiene nada que celebrar”.

El pensamiento no puede tomar asiento, cantaba Luis Fernando Aute, en su magnífica De Paso. Y estas líneas me vienen a cuento porque en más de una ocasión he tenido la osadía de acusar a mi pareja de ser un inhibidor de mi creatividad. Porque me hace feliz. Porque, al compás de Adorno, la filosofía es la ciencia triste. Porque a veces parece que el desasosiego es el motor lírico de la creatividad. Y que la felicidad estorba.

Vuelvo a Innerarity: “¿Es posible todavía defender que el optimismo es más razonable que su contrario y no parecer bobo?”. Fernando Pessoa entendió muy bien qué punto concluir es una decisión precipitada: “¡No me vengáis con conclusiones! La única conclusión es morir”.

Mientras haya vida hay esperanza. Eco de la sabiduría popular. Por eso, como bien dice el también catedrático de la Universidad de Zaragoza, lo más razonable es resistirse a dar al presente el carácter de lo definitivo, posponer la respuesta, dejarla abierta. Siempre es demasiado pronto para concluir. Sí. Esta es, de acuerdo con Innerarity, la justificación racional del optimismo. “Lo malo es lo definitivo, la provisionalidad actúa siempre en nuestro favor”.

Bienvenido, pues, el escepticismo, que es la antesala del optimismo.

2 comentarios sobre “Apuntes sobre el pesimismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s