Los mafiosos mueren pronto


Este miércoles lluvioso se ha llenado de luto: ha muerto James Gandolfini.

Apenas de 51 años. El gran intérprete del legendario Tony Soprano ha apagado la luz. De un ataque al corazón, en Roma, mientras vacacionaba. Actualmente, y ya no tendremos el deleite, colaboraba en el rodaje de Criminal Justice para la HBO, la misma cadena que lo llevó a la inmortalidad cuando el actor, nativo de Nueva Jersey, nos recreó tantas noches con su memorabilísimo papel como líder de la mafia de ese mismo estado de la unión americana.

Sí, los grandes mafiosos mueren pronto. Vi en un par de películas a Gandolfini. Sin pena ni gloria, porque era imposible que pudiera desprenderse de Tony Soprano.

Yo tampoco quiero, ni puedo, desprenderme de Soprano. No creo que haya una serie televisiva que alcance sus dimensiones épicas en torno a temas de mafias. Lo sigo imaginando recogiendo el periódico cada mañana, en bata, en el patio de su casa. Y guardo muy dentro de mi el inmenso placer de su acento ítaloamericano, así como los estallidos gloriosos de su temperamento.

Ha muerto un grande. El más extraordinario mafioso de la tele. Insustituible. Pero así son las cosas: los mafiosos mueren pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s