Lo que nos cuenta el mar


photo[1]

De vez en vez, uno debe apartarse del mundo unos cuantos días y mirarse de frente con el mar. Nada es más profundamente curativo que la inmensidad misteriosa teñida de azul. Ahí, cuando las olas bañan los pies, se pierde la concepción del tiempo, mientras la mirada escudriña el infinito, colgado del horizonte, donde todos los colores desfilan a lo largo del día.

El mar. La perpetuidad del movimiento. Laberinto de historias y leyendas. La obsesión de escritores, poetas, pintores, navegantes, pescadores y músicos.

A través del silencio, el mar es un gran contador de historias. Con sus grandes orejas de espuma, escucha nuestros sueños y lamentos, engulle nuestras lágrimas y risas, abanica nuestros deseos y acompaña nuestras canciones. A través de su murmullo sin pausa, nos alivia y nos cura. El mar no sabe de soledades.

photo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s