Alegres días de fuga


Estoy donde oscurece a las 4 de la tarde, con un clima promedio de 0 grados centígrados. Pero logré no ser testigo presencial del regreso del PRI a Los Pinos. Espejismo temporal, con sabor a whisky single malt y canciones de Belle & Sebastian, con la figura imponente de un castillo enfrente, evité observar el episodio tragicómico de la toma de protesta de EPN. Habrá que volver en unos días para confirmar que todo aquello sí ocurrió, por obra y gracia de 12 años de gobiernos panistas que no estuvieron a la mínima estatura exigida, para aterrizar y corrobar que el dinosaurio, en la versión que sea, sigue ahí. Pero en este arte de avadir la realidad que uno se crea, habrá valido la pena la ausencia en esos días de nuevas y tna viejas comparsas, de las salutaciones irritantes al nuevo emperador. Sin embargo, como lo ha dicho magistralmente Cioran: “La gente me exaspera. Pero me gusta reír. Y no puedo reír solo”. Tras los días de fuga, pues, volveremos para encontrar trazos de comedia a esta triste tragedia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s