Bendita medialuna con exprés cortado


Despertaste esta mañana en cualquier otro sitio, gobernado como hace tiempo por los claroscuros de la vocación peregrina, sin saber en qué lugar, si un cuarto de hotel, la habitación a préstamo de tu anfitrión o el asiento reclinable del avión. Miraste el reloj del Blackberry sin la certeza de si la hora marcada es la de aquí, la de allá, la de quién sabe donde. En los despertares lentos, crueles y silenciosos que te acompañan en las travesías, lejos de cualquiera de los sabores de una rutina, esperas ansioso que se cuele hacia ti el olor del café que no llega. Buscas por ahí, en el ipad, la foto de tu mujer, la que te recuerda que no estás solo ni cuanda cargas con la soledad como fiel compañera de viaje. Activas el ipod, donde la música infinita te recarga de los acordes energéticos que jamás se encuentran en la tv. Recuerdas entonces donde estás. Y que tienes una agenda saturada que te lanza como misil a la regadera. Bajo la ducha, sabes que te esperan las necedades y reclamos, tan similares en todas las geografías. Pero entonces, sin importar que llegues tarde, decides que incluirás en tu ritual el breve espacio de un desayuno, con música y diario incluidos.
Bendita medialuna con exprés cortado que operan como un vuelve a la vida y un feliz retorno a la alegría de la cotidianidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s