Todo el mundo miente


Si uno dice la verdad es seguro que, tarde o temprano, lo descubrirán

Oscar Wilde

 

Lo primero que tramaba, al iniciar estas líneas, era escribirle una carta abierta a Kalimba, por idiota. Eso de ser figurita pública y no tener la habilidad de pedirle a la(s) chica(s) un documento que avale la mayoría de edad, antes de irse a esconder a un hotelillo, me parece que merecía la pena de rendirle un tributo a la imbecilidad. Sobre todo porque, mientras él arruina su carrera y su vida con esta andanzas ilegales, sus ex compañeros de OV7 (y aquí cabe aclarar, en honor a mi imagen melómana, que detesto la música del grupito en cuestión) rascan la gloria con revival-versión 2.0 de su gran éxito en los 90s.

Sin embargo, se sumaron algunas otras cuestiones a este tema que me exigieron rectificar antes de comenzar una carta dedicada a esta caliente celebridad caída en desgracia.

Primero, es un mentiroso. Si Dr House lo hubiese escuchado declarar, no le habría permitido terminar ni su primer párrafo y lo hubiera sometido a su ojo clínico detector de mentiras, para exhibirlo públicamente. Y es que sólo con ayuda de personajes ficticios habría oportunidad de poner a desfilar a tantos mexicanos mentirosos. Digo, nomás hagamos un recuento de fintas, engaños, artilugios y pifias, más allá de los disparates del irrelevante Kalimba:

  • La liberación del Jefe Diego. Nadie le creeremos jamás que se echó una vuelta al peluquero para llegar presentable a casa, con todo y barbita peinada de Santa Clós.
  • “Vamos al 50% de avance en la guerra contra el narco”, dijo hace unos día Alejandro Poiré, el vocero de Seguridad del gobierno mexicano. Ja.
  • Los escritos institucionales de la congregación se referirán a Marcial Maciel como “fundador de la Legión de Cristo y del Regnum Christi”, o simplemente “Padre Maciel”. Ya no más “Nuestro Padre”, como solía llamársele. Comunicado de Alvaro Corcuera, director general de los Legionarios de Cristo en México, citado en la revista Gente. Doble ja.
  • Apenas localizaron al JJ, cómodamente instalado en una casa en Bosques de las Lomas, en el DF, justo un par de días antes del primer aniversario de la agresión a Salvador Cabañas. Triple ja.
  • “Los incrementos a la gasolina no causan inflación”, dice la Secretaría de Hacienda. Cuádruple ja.

En fin, sólo para recordar algunas joyitas recientes de un país que ha adoptado la mentira como deporte oficial. De cualquier modo, el acto de mentir aumenta su efectividad a escala directamente proporcional de la falta de memoria. Y en estas latitudes la memoria es un ingrediente de muy escasa dosis.

Everybody lies, insiste el adagio houseano, que quizá hoy no quiero tomarlo así, a la ligera, como mero mecanismo de defensa para no unirme a las ya largas filas de paisanos hundidos en un escepticismo apocalíptico, porque en este país ya nadie cree en nada ni en nadie. Me acojo, mejor, a las sabias palabras del presidente Calderón, quien dice que “México es más grande que sus problemas” (su tocayo de apellido, Calderón de la Barca, le contestaría: “La vida es sueño, señor presidente”). Al fin que sólo llevamos 35,000 muertos por la efectivísima guerra contra el narco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s