Ni cabronas ni brutas


Bandera blanca. Me rindo. Siempre estamos con la misma cantaleta: ellas, que dicen que se las saben de todas, todas, lo único que proponen es simplicar la realidad en su afán compilatorio de género, de manera que nosotros no podemos más que gritar al unísono un enérgico ¡ya basta!

         Como si no fueran ya suficientes las etiquetas y clichés, ahora Sony lleva a la pantalla chica “Los caballeros las prefieren brutas”, un programa basado en el libro homónimo de Isabella Santo Domingo, que no viene más que a unirse a la feria autoclasificatoria de las mujeres, con evidentes ejercicios previos muy diversos, desde Los caballeros las prefieren rubias (película con la inolvidable Marilyn Monroe), Por qué los hombres aman a las cabronas (libro de Sherry Argov), Los hombres las prefieren malas (libro de Nancy Martin), etcétera.

         Es interesante que sean ellas, precisamente, quienes plantean el tema de un modo tan siniestro y tan simplista. Por ello, uno de los editores de esta revista propuso hablar de cómo las preferimos realmente, para tratar de explicar qué hay detrás de todos esos lugares comunes y de la aparente necesidad de las mujeres por definir nuestros gustos. O, mejor dicho, de tratar de explicar sus traumas.

Todo se reduce al final a lo mismo: las mujeres al borde de un ataque de nervios y a que nosotros también respondamos con un reduccionismo irremediable: ellas quieren jugar nada más con aquel cuento de “ya no queremos sufrir por los hombres” y, por tanto, recurren a la galería de clichés para justificar por qué no logran desarrollar mejor las relaciones con el género masculino. Ja.

         ¿Los hombres las preferimos flacas, gorditas, fresas, golfas, exitosas, frustradas, independientes, dependientes, seguras, sometidas, chichonas, nalgonas, operadas, sin cirugías, listas, tontas, grandes, pequeñas, gritonas, calladitas, güeras, morenas, pelirrojas, pecosas, serias, divertidas, discretas, celosas, fuertes, débiles, cultas, ignorantes, alegres, tristes, nómadas, sedentarias, conservadoras, liberales, generosas, tacañas… Agréguense todos los adjetivos que se quiera. Porque, en realidad, todo esto es una falacia, cuando saben que nos gustan de todas las maneras posibles y que en gustos se rompen géneros.

         Vamos, que haya una coincidencia casi total en que Megan Fox es el prototipo de la diosa del siglo XXI, no significa que no valoremos a la flaquita Keira Knightley o a Britney Spears en sus ratos de simpática gordita. Nos encantaría ir a cenar con Beatriz Paredes porque es una gran conversadora. O tomarnos un drink con Angela Merkel por el aura del poder. Nos gusta el activismo social de Shakira (y el modo en que baila, está bien). Nos importa un bledo que Salma y que Juliette Binoche ya no tengan 20 años. Que Evan Rachel Wood y Anne Hathaway sí estén en sus 20s. Nos fascina que Lady Gaga y Amy Winehouse están más locas que las cabras. Adoramos la cara de mosquita muerta de Dolores O’Riordan. Disfrutaríamos echar clavados en la mañana con Paola Espinosa. Le vemos sus lados sexy a Oprah Winfrey y a Carmen Salinas. Estamos a favor de Angelina y de Jennifer al mismo tiempo, y las queremos por igual. Amaríamos viajar a Medio Oriente con Hillary Clinton. Y no nos estresa que Alejandra Guzmán se inyecte cochinadas en el trasero. Ah, y nos cae igual de gorda Marta Fox.

         Ni amamos a las cabronas ni las preferimos brutas. Nos gustan las mujeres auténticas, de carne y hueso, de todas las edades, de todos los colores. En lo que sí coincidimos todos es que hay una sola cualidad imprescindible: el sentido del humor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s