Los indescifrables códigos femeninos


No entiendo nada. Y miren que ya no soy un jovencito bisoño e inexperto. Pero me confunde demasiado el mundo femenino, con esa maquinaria cerebral extraña y sofisticada capaz de sumirnos en el más absoluto caos.

Aunque la sabiduría popular (que por algo existe) establezca que, más que tratar de entender a las mujeres, simplemente hay que aceptarlas, bajo riesgo de terminar los días en un hospital psiquiátrico, hay ciertas cosas que son tan carentes de sentido que necesitamos ponerlas sobre la mesa de discusión al menos como medida terapéutica.

Por ejemplo, nada más femenino y desquiciante que el juego constante del “sí pero no”, el “no pero sí” y los más sofisticados (y muy peligrosos) “como tú quieras” y “no importa”. Es bastante macabro. Nada mejor para ilustrarlo que una conversación cotidiana de una pareja cualquiera:

ÉL DICE: “Entonces, quieres que vaya contigo a la comida con tu mamá”

ELLA RESPONDE: “Como tú quieras”

ÉL DICE: “Pues de querer, no quiero. Pero estoy dispuesto a acompañarte si tú quieres”

ELLA RESPONDE: “No, de verdad, como tú quieras. No es importante. No importa”.

Dada la circunstancia, él decide no ir. Tras la comida, tendrá como respuesta caras largas durante días y más días. Al final, después de tanta tensión, la conversación se retoma:

ÉL DICE: “¿Qué te pasa? ¿Por qué estás enojada?”

ELLA RESPONDE: “Nada, no me pasa nada”

ÉL DICE: “Entonces, ¿por qué estás tan seria conmigo?”

ELLA RESPONDE: “¿Por qué no quisiste ir conmigo a casa de mi mamá?”

Plop.

Este ¿diálogo? puede trasladarse a un sinfín de situaciones: al ir de compras, cuando ella insiste en que no quiere comprar esos zapatos que se probó dieciséis veces y, por ende, él termina diciendo que no los compre; al jueves de dominó y tragos de club de Tobi que había sido precedido por un “me gusta mucho que veas a tus amigos”; a la compra de una mega pantalla plana con el mejor acompañamiento de home theater posible que había sido estimulado por un “si tú quieres comprarlo, hazlo”, etcétera.

La sutileza del lenguaje, en el capítulo “expresión de lo que realmente deseo”, es uno de esos laberintos de senderos que se bifurcan en la comunicación hombre-mujer. Es complicado. No sé por qué razón, las mujeres son adictas a que los hombres sepamos interpretar lo que realmente quieren, pese a lo que verbalicen. Es toda una ciencia de fundamentos empíricos difícil de explicar, pero que supone una comprensión profunda de los mecanismos verbales de la psique femenina. Para rendir honor a una convivencia saludable y duradera, los hombres necesitamos adiestrarnos en el conocimiento semiótico de las expresiones positivas y negativas de las mujeres: realmente requerimos estudiarlas para entender cuando un sí significa sí, un sí significa no, un no significa sí, un no significa no, un sí significa no sé, un no sé significa sí y un largo etcétera con todas las combinaciones posibles de afirmaciones, negaciones y dudas.

El tema no es intrascendente. Dado que los hombres somos unos animalitos primitivos que respondemos eficazmente a los estímulos más básicos, estamos en una desventaja natural para desarrollar nuestro talento de psicólogos de lenguaje. Si ya de facto reconocemos que las mujeres nos llevan una larga distancia en términos de inteligencia emocional, es necesario que entiendan una premisa fundamental: NO ESTAMOS CAPACITADOS PARA DESCIFRAR CÓDIGOS TAN COMPLEJOS. Por favor. Obsérvenos: ni siquiera podemos, como ustedes, seguir varias conversaciones a la vez. Cuando perdemos la concentración en algo muy puntual, enloquecemos. ¿Cómo quieren que estemos preparados para descifrar esos códigos tan complejos?

Tengan un poquito de misericordia. Por favor. Porque lo que sí podemos ser es agradecidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s